El impacto de la velocidad en los accidentes de ciclismo urbano

Parte un nuevo año y el problema de la velocidad de los automóviles en las calles y el respeto por las leyes del tránsito por parte de los ciclistas sigue siendo un tema vigente y sin resolver. Respecto a esto, según el Ministerio de Transportes, durante el año 2020 se registraron 107 víctimas fatales de ciclistas urbanos a lo largo de todo el país.


La semana pasada, la Ministra de Transportes, Gloria Hutt, dio a conocer algunas de las cifras de accidentes que hubo el año pasado, señalando que  "existió un aumento del 39% en el número de fallecidos en calles urbanas por excesos de velocidad”. Esto, se relaciona con una baja de conductores que usaron sus automóviles producto de la pandemia y las cuarentenas, lo que llevó a que estos conductores excedieran la velocidad máxima por estar las calles más vacías.


Este problema, conlleva a preguntarse qué propone la actual Ley de Convivencia Vial y cuál es la velocidad estipulada que debieran seguir los conductores a la hora de manejar por las calles de la ciudad. Esta Ley fue aprobada durante el año 2018, por lo que su puesta en práctica ya debería ser de total conocimiento para todos. 


¿Qué propone la Ley? 


-Según la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), institución encargada de la puesta en práctica de la Ley, la normativa busca equiparar el espacio vial que existe entre peatones, ciclistas, motos y automóviles a través de una concientización y cambio de conducta por parte de los conductores. 


-Uno de los puntos más importantes dentro de la ley, es la reducción de la velocidad -por parte de los autos- en zonas urbanas de 60 km/h a 50 km/h y de mantener una distancia adecuada respecto a los ciclistas. En el caso de las bicicletas, se especifica el uso obligatorio del casco, pedalear siempre por el lado derecho y a favor del tránsito usando las ciclovías, las que en caso de no existir y de manera excepcional, se autoriza a usar las veredas siempre respetando al peatón. 


-Por otra parte, la velocidad promedio de un auto en nuestro país es de 65 km/hr (máxima de 50 km/hr) mientras que la de una bicicleta es de 18 km/hr, por lo que el impacto, si es que hay algún accidente, es muy fuerte, en relación a la distancia y tiempo que necesita el conductor para frenar. 


Tomando en cuenta todos estos puntos y los últimos accidentes viales que han ocurrido durante los primeros meses del año, vale la pena preguntarse cuáles serán los cambios concretos y qué proyectos de ley verán la luz durante este nuevo año que comienza.


Referencias: CONASET